Algo muy peculiar en el Viso del Marques es el “Lagarto del Viso”. Así es como le llaman a un enorme cocodrilo que hay disecado en las paredes de la Iglesia Nuestra Señora de la Asunción. Pero déjame contarte la historia para que no te cuente fábulas.

Historia del Lagarto del Viso

La referencia de la historia del lagarto del Viso nos llega según se recoge en la obra literaria “La huella de los templarios: tradiciones populares del Temple en España”, de Rafael Alarcón. Aquí refleja que el cocodrilo fue capturado vivo a unos piratas que, según se dice, lo habían robado previamente de un templo egipcio y traído al Viso por el Marqués de Santa Cruz, Don Alvaro de Bazán. Cuando llegó al Viso del Marqués, siendo aún pequeño, se le encomendó la guarda de la iglesia, razón por la que, cuando fue sacrificado (al parecer se escapó ya crecido y atacaba al ganado), fue disecado y colgado en su actual ubicación a modo de exvoto.

En la zona se escucha un dicho alusivo al lagarto: “Tienes más hambre que el lagarto del Viso, que le echaron dos carretas de paja [al ser disecado], se las tragó y aún está con la boca abierta”. También recoge la anécdota de que, durante la Guerra Civil, fue “secularizado”, se le puso un pañuelo rojo al cuello y fue usado como símbolo del proletariado para presidir las reuniones del comité local revolucionario, por lo que tras la contienda, antes de devolverlo a su ubicación, se le roció con agua bendita.

 

iglesia viso del marques

Información iglesia Nuestra Señora de la Asunción

La Iglesia es del siglo XV. Situada en la plaza del Pradillo. Es de estilo gótico evolucionado hacia nuevas formas tanto decorativas como constructivas, de una sola nava descentrada respecto al presbiterio. Se construyó por consejo de Isabel la Católica cuando pernoctó en El Viso en uno de sus viajes y ya estaba construida cuando velaron el cadáver de la Reina el 11 de noviembre del año 1504 cuando la llevaban a enterrar a la Capilla Real de Granada